Logo Amway

Blog oficial Amway Argentina

  • Artistry
  • Belleza Positiva
  • cuidado de la piel
  • Salud y Belleza
  • Exfoliante

Exfoliación: Mi aliada para cuidar la piel

15-01-2022

En la eterna búsqueda de una piel radiante, luminosa y sin imperfecciones, siempre debe estar incluida una buena exfoliación y aquí te decimos por qué.

 

La exfoliación es el proceso de la renovación celular de la piel mediante la eliminación de células muertas, el cual tu cuerpo hace de manera natural, sin que tú lo notes, cada 28 días. En este proceso la piel se deshace de 30,000 a 40,000 células muertas por minuto, sin embargo, conforme pasa el tiempo esta renovación se hace más lenta acumulando células muertas que no permiten que la piel se oxigene adecuadamente ni absorba la humedad, dejando como resultado una piel con un aspecto apagado y deshidratado.

 

Es por eso que la exfoliación mediante diferentes productos ha formado parte de la rutina para el cuidado de la piel desde las civilizaciones antiguas. Así es, en el antiguo Egipto se untaban una mezcla a base de aceite animal, polvo de alabastro y sal marina para remover esas impurezas que la piel ya no podía eliminar por sí sola, buscando ese aspecto fresco y radiante.

 

Beneficios de la exfoliación

Con la exfoliación estimulas la oxigenación celular mediante el masaje, unificas el tono de tu piel, difuminas las líneas de expresión, estimulas la síntesis de colágeno y elastina y preparas tu piel para absorber mejor los nutrientes de los productos y cremas hidratantes que aplicas después en tu rutina de belleza.

 

Tipos de exfoliación

En la actualidad hay diferentes métodos para exfoliar la piel y todo dependerá de lo que más le convenga a la tuya para elegir el adecuado, por lo que es recomendable consultar con una persona experta antes de incluir un producto o proceso nuevo en tu rutina para cuidar la piel.

 

Para una exfoliación más profunda están los métodos que se hacen de manera profesional en un centro dermatológico como son los peelings químicos o técnicas como la microdermoabrasión, los cuáles se recomienda se realicen cada 3 a 6 meses, y en una temporada donde no se tenga mucha exposición al sol.

 

Para una exfoliación en casa, más accesible y que puedes incluir fácilmente en tu rutina de skin care, hay múltiples opciones a elegir: Cremas que actúan durante la noche, peelings químicos más sutiles y jabones o geles con micropartículas.

 

Exfoliación según tu piel

Antes de exfoliar tu rostro, es importante saber tu tipo de piel para evitar excederte en la cantidad de veces que debes hacer este tipo de tratamiento, ya que esto podría causar que la piel se reseque resultando en irritaciones e infamación.

 

Si tienes piel sensible, los expertos recomiendan exfoliar tu rostro cada diez días y probar el producto antes de aplicarlo en una pequeña zona del rostro poco visible.

 

Si tu piel es grasa sin acné, puedes exfoliarla una o dos veces por semana utilizando productos un poco más fuertes con textura granulosa. Sin embargo, si tu piel tiene tendencia al acné evita exfoliar la piel con microesferas.

 

Si tu piel es seca o muy fina necesitas exfoliantes más suaves y espaciar la exfoliación cada quince días.

 

¿Cómo exfoliarse?

Trata de hacer tu exfoliación por la noche y en la regadera, de esta manera protegerás tu piel nueva del sol y aprovecharás el vapor para que los poros se abran y se limpien mejor.

 

Antes de empezar a exfoliar tu rostro asegúrate de tenerlo muy limpio, después sigue estos sencillos pasos:

  1. Aplica el exfoliante en la yema de tus dedos y extiéndelo sobre tu frente, nariz, mejillas y barbilla. No apliques en ojos y boca.
  2. Frota suavemente con movimientos circulares por todo tu rostro.
  3. Deja el producto la cantidad de tiempo que esté señalada en las instrucciones.
  4. Enjuaga el exfoliante con abundante agua fría.

 

¡Cuidado! La sensación que deja una exfoliación es tan satisfactoria que puedes querer hacerla más de lo debido. No te excedas y cuida tu piel.

Vive tu vida como tu la quieres, disfrutando una piel más sana y radiante.