Logo Amway

Blog oficial Amway Argentina

  • vitaminas

La importancia de las vitaminas para una infancia sana

02-05-2024
Imagenes de noticia

Desde el fortalecimiento del sistema inmunológico hasta el apoyo al crecimiento y desarrollo adecuados, te revelamos por qué las vitaminas son esenciales para garantizar una infancia sana y feliz.

 

 

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son nutrientes esenciales que intervienen en diferentes procesos de nuestro cuerpo, permitiendo que nos mantengamos sanos y fuertes a lo largo de nuestra vida.

 

Excepto la vitamina D, que producimos naturalmente al exponernos a los rayos del sol, nuestro organismo no puede producir las vitaminas que necesitamos. Por lo tanto, tenemos que obtenerlas de alimentos de origen vegetal o animal, o bien de suplementos.

 

Algunas de ellas pueden permanecer en nuestro cuerpo desde que las ingerimos, hasta que llegamos a necesitarlas. Estas son las vitaminas solubles en grasa o “liposolubles”, que se almacenan en nuestros tejidos grasos. Pero están también otro tipo de vitaminas que son solubles en agua o “hidrosolubes” y que, por lo tanto, no se pueden almacenar ya que pasan a nuestra sangre y se deshechan por la orina.

 

¿Para qué sirven?

Las vitaminas ayudan a que se realicen diferentes funciones en nuestro cuerpo como, por ejemplo, la formación de huesos, dientes y otros tejidos. Favorecen el buen funcionamiento de las células, así como al desarrollo y buen estado de nuestro sistema nervioso. También fortalecen nuestro sistema inmunológico, que se encarga de protegernos de enfermedades.

 

En la infancia, especialmente, es importante tener un buen aporte de vitaminas para que nuestro cuerpo pueda desarrollarse de manera plena, ya que de ello dependerá nuestra salud futura.

 

Además de ser necesarias para el crecimiento por su participación en la formación de músculos y huesos, las vitaminas ayudan al procesamiento de otros nutrientes, tales como el calcio y el hierro, que son también fundamentales para huesos, dientes y sangre, así como para mantener nuestros niveles de energía.

 

¿Cuáles son las más importantes y dónde encontrarlas?

Vitamina A: Ayuda a una salud visual óptima. La encontramos en verduras de color verde, anaranjado y amarillo, tales como las zanahorias, las espinacas y los pimientos.

 

Vitaminas del grupo B (B1, B3, B6, B8, B9, B12) : Favorecen el buen funcionamiento del cerebro y sistema nervioso, ayudan a la obtención de energía, apoyan el buen funcionamiento del sistema digestivo, colaboran con el procesamiento de algunos nutrientes tales como las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas, influyen en el fortalecimiento de piel, cabello y uñas, entre otros. Están presentes especialmente en alimentos de origen animal tales como huevos, carnes, pescados y mariscos. También podemos obtenerlos de cereales integrales, legumbres y frutos secos.

 

Vitamina C: Fortalece el sistema inmune y ayuda a la absorción de hierro, un mineral muy importante para la sangre. Podemos encontrarla en frutas, tales como el kiwi o la fresa, cítricos, verduras de hojas verdes y otras verduras tales como el brócoli, la col, la calabaza o la coliflor.

 

Vitamina D: Ayuda aprevenir enfermedades y a la absorción de calcio, esencial para tener huesos y dientes sanos. Esta es producida por nuestro organismo al exponernos al sol.

 

Vitamina E: Refuerza el sistema inmunitario y participa en la formación de glóbulos rojos. La encontramos en el aceite de girasol, oliva, maíz y soya, así como en frutos secos, huevo, queso y aguacate, entre otros alimentos ricos en vitamina E.

 

Vitamina K: Ayuda en la cicatrización. Está presente en verduras de hoja verde y algunas legumbres.

 

¿Cómo benefician a los niños?

En esta etapa de crecimiento, un buen aporte de vitaminas favorecerá que el organismo de tus pequeños pueda disponer de los mejores recursos para tener un buen desarrollo físico e intelectual.

 

Las vitaminas les ayudarán, además, a sentirse llenos de energía para disfrutar todos los retos y actividades en cada momento de su jornada: aprender, hacer ejercicio, jugar y participar de las actividades familiares.

 

El buen estado de su sistema nervioso e inmunológico, así como el adecuado desarrollo de su cuerpo y de sus capacidades, permitirán que también su estado anímico se mantenga sano y fuerte.

 

Si quieres hablar con tus pequeños sobre todo lo que les aportan las vitaminas y animarles a tener una dieta saludable, te recomendamos este artículo especializado que se dirige a los niños en un lenguaje sencillo y motivador.

 

Como bien sabemos, un niño sano es un niño alegre. Cuéntanos cómo incluyes vitaminas en la dieta de tu familia y vive tu vida como tú quieres.